Encuesta elecciones catalanas

Encuesta electoral Cataluña

Esta encuesta tiene varios problemas evidentes de mala cocina. El primero, y más obvio, es que sí la realidad catalana – no solo hablamos de la calle – señala un descenso de las opciones independentista no parece lógico que el bloque independentista no solo suba sino que tenga los mejores resultados en 30 años.

El bloque independentista, guste o no guste, tiene lideres consolidados, Junqueras – aunque sea en cárcel – y Puigdemont aunque sea fugado. Nadie vota a Aragones ni a Batet o Madrenas. Nadie los conoce. Es lo que se llamaría votar por reconocimiento. O liderazgo. En el lado constitucional, dejamos de banda ambiguos, hay poco liderazgo, excepto PP, pero cero reconocimiento.

Lorena es mala líder y cero reconocida por electorado. Fernadez es un buen líder pero le cuesta salir de la madriguera y Vox, ¿quien coño es el líder de Vox en Cataluña? Y el habitual flujo de votos dentro de bloques en el caso constitucional es un problema. No hay un solo líder reconocible. Insisten tanto en convencer que se olvidan de generar confianza. Y en una sociedad dividida como la catalana la clave esta en generar confianza al electorado. Que gente que no piense como tu confíe en ti. Es tan básico y elemental que da grima explicarlo

Si algún supuesto líder del constitucionalismo hubiera trabajado en su vida sabría que esto es como un dilema tangible e intangible. No es lo mismo vender algo hecho que algo por hacer. Y en Cataluña toca hacer política de intangibles. Vender ilusión, imagen, proyectos, futuro. Generar confianza al votante. Y los gritos, los desplantes, las payasadas,por ejemplo, de Ciudadanos son su tumba electoral.

¿Ganaran los independentistas?. Creo es real. Ellos tienen el producto lo tangible y la competencia intenta competir con una tecnología con 30 años de retraso. Ciudadanos, PP y Vox juegan mal. No saben jugar. Al final te das cuenta de la importancia de políticos que sepan que es la vida y en el lado constitucionalista, uno puede ser buena persona, pero uno necesita tener hambre de politica. En Cataluña todos los políticos no indepes son de los de sentarse con la mesa puesta. Y eso es un síntoma de fracaso. Más años de independentismo al poder y um nuevo revés de Cataluña. Cada vez más feudal e hundida, con Reyes y Vasallos que solo piensan en llegar a final de mes. Esos politicos son lo que es la Cataluña actual. Un lugar del fracaso.