No todo es dinero

La economía moderna no es sólo dinero, no es sólo tecnología, sino que a veces, se manifiesta más como un acto social que como un acto puramente económico. El dinero no lo es todo, y por suerte, con el tiempo aún será menos. La tecnología tampoco.

Hace unos años explicábamos en la Universidad que el valor del dinero parecía reducirse con la presencia de la nueva economía, la tecnología. Han pasado los años y todavía no se ha producido esa remisión. ¿Quizás estábamos equivocados?, o simplemente enfocamos el asunto de una manera poco adecuada. La cuestión parece más sencilla de lo que podemos pensar. El dinero existe, pero no es la tecnología quien la sustituye. Surge con cada vez más fuerza el valor social.

Una economía basada en dinero y tecnología es posible, pero seguramente creará gente más infeliz. Y las nuevas generaciones comprenden que hay un valor social que no podemos olvidar. Cada día más las ilusiones, el esfuerzo, las ganas, tienen una posición más fuerte en la economía. Sin dinero no hay tecnología, sin tecnología muchos creen que no hay dinero. Lo más cierto es que con dinero y tecnología quizás no hay felicidad. Y al final eso buscan los humanos. Intentar entender la economía sin esa variable es simplemente una tontería.